sábado, 18 de agosto de 2007

EL NUEVO VOCABULARIO.
Lectura no apta para menores de cincuenta años.


Estar al día quiere decir que reconoces, más o menos, el tiempo en el que te ha tocado vivir. Que sabes, más o menos, como funciona el mundo que te rodea. Que sigues, día a día sus modas, en el sentido más amplio. Que conoces las tendencias de toda índole, cuales son los problemas de la sociedad actual y sus proyectos de solución.

Actualmente, esto es, a la vez, mucho más fácil y más difícil. Aunque parezca incomprensible esta manera de expresarlo. Este contrasentido
..
Mucho más fácil, puesto que la información nos la dan ya servida. No hay que ir a buscarla. Entra en casa a través de la radio y la televisión. Hoy la prensa es de uso común. Generalizada su lectura.

Pero mucho más difícil, puesto que, el área donde se desarrollan los hechos, ya no tiene límites. Ya no es la noticia local. Entran en la información todos los acontecimientos del mundo mundial. De la aldea global como decimos ahora.
Y aún hay más. Lo que está ocurriendo en Marte. Esto es posible gracias al cacharrete ese que mandaron y que, de ti para mí y sin que trascienda, tiene toda la pinta de los cochecitos teledirigidos que piden los chiquillos para el día de Reyes. Estos, los de Marte, como es lógico, tendrán más usos y podrán funcionar mejor. Supongo

. Por ende, es imprescindible ponerse al día en el nuevo vocabulario que se está usando.

(El decir "ende" es porque a lo mejor no se me presenta una mejor ocasión para usar esta palabra tan chulica. Si no te gusta puedes cambiarla por esto otro " por lo tanto"
)
Imposible dar cuenta de tantas y tantas cosas que cambiaron su significado .Palabras que han dejado de ser lo que eran
.
Añadidle a esto, las nuevas palabras para los nuevos inventos. Y súmale esas nuevas expresiones, que tienes que aprender, necesariamente, a usar en el momento adecuado. Porque si te equivocas puedes liarla.

Las palabras que más nos pueden confundir son las que cambiaron su significado
.
. Pongamos un ejemplo:” Armario”. Es, o mejor dicho, era el mueble que se ponía en la alcoba haciendo juego con las mesitas de noche la cama y el tocador.

Esta palabra ha caído sola. Sin buscarla. Antes tocador era: Tres cajones y un espejo encima. Hoy hablar de tocador, solamente te lleva al que da conciertos de guitarra o a ese impresentable que va al cine en busca de ligues
.
Pero hablábamos de armarios. Hoy es la metáfora que usamos para admitir, ante la sociedad, una tendencia sexual antes oculta.

Los tiempos de la dictadura no admitían armarios. Y, si había alguno, que los había en la misma proporción que ahora, la puerta estaba siempre bien cerrada.
,
“Pareja”: En mis tiempos no había necesidad de aclarar. Era la Guardia Civil.

Hoy, pareja engloba a una serie de relaciones humanas que, al ser tan numerosas, tan diversas, ya no hay manera de encontrarles nombre a cada una de ellas.
.
Divorciado con viuda .Separada con soltero. Gay con Gay. (Esto es todavía más nuevo) Madre soltera con divorciado dos veces. Dos solteras. Divorciada con soltera..

. Con mucho acierto se pensó en la palabra pareja Esto es para todo, y así no nos enredamos
.
Nuera, yerno, cuñada, suegro, nieto... Todo esto desapareció del mapa lingüístico en su genuino significado
.
Ve y busca cuando encuentres algo como esto:: "Estos son los hijos de la ex-mujer de mi hijo" Y esa reflexión que viene después.- ¿Y a mí estos que me tocan?

Ya esto ni te lo planteas. Como no te planteas que te toca la mujer de tu marido ¿Co-esposa? ¿ Vice-conyuge? Un lío. En ello me ando yo misma.

La gente mayor que no queremos plantearnos estos problemas lingüísticos, solamente decimos­:" Mi hijo está viviendo con una"

Esta manera de hablar, este "una" lleva implícito: lo de:” A mí esto no me gusta pero... ¡Qué le vamos a hacer!
..
El " Nos estamos conociendo” necesita aclaración
. Conocerse, antes era un acto espontáneo que duraba segundos. Todo lo más dos minutos. Se decía: " Aquí mi cuñada Pepita" o bien:" Le presento a mi esposa". Y ya la gente se conocía
.
Hoy, ese presente continuo que aprendimos de los ingleses, quiere decir, en muchos casos, que han iniciado una relación, pero que no están seguros de si la euforia amatoria que están viviendo, esa euforia de los primeros días,les va a durar por lo menos un mes. .
“Pareja de hecho” es cuando la euforia, con sus normales limitaciones y desgastes, les ha durado ya cuatro meses.

“Comerte el coco”: Estaba más claro que el agua. Eral ir a la feria, comprar dos o tres trozos de coco, a gusto de cada uno y comértelo allí mismo. A mí me gustaba mucho. .Pero solo en los días de feria.
. Hoy te comen el coco los que te hacen ver lo blanco negro. Los que te convencen de unas ideas, completamente contrarias a las que tú has manejado durante toda tu vida.

Ejemplo: Los políticos nos comen el coco. Al menos lo intentan. Especialmente en campaña electoral
.
“Una raya”: Cuando yo era una cría, el hablar de una raya. era pensar en el tres en raya al que jugábamos a la hora del estudio .Agazapadas, silenciosas, para evitar que Sor Concepción nos pescara jugando.

El hablarle de raya a cualquier señor mayor de mis tiempos y suponiéndole una cultura, siempre pensaría en un pez selacio.

Hoy, hablar de rayas no tiene nada que ver con los selacios de cuerpo aplastado y carne sabrosa. Hoy la raya es otra cosa.

“ Botellón” siempre ha sido el aumentativo de botella.

“ La ola” siempre la vimos en la playa. En verano. Nunca en un campo de fútbol.

“ Los bolos” eran unos palitroques gruesos que, en algunos juegos había que tirar. Hoy, en sus giras, los artistas hacen bolos
.
¿Estáis viendo la necesidad de ponerse al día? Porque la consecuencia inmediata puede ser una metedura de pata.
Evítala conociendo este amplísimo y extrañísimo nuevo vocabulario.

Pero si pasamos al DVD a la Opa hostil, al master del nieto en EEUU, al GPS, a los habitáculos de treinta metros, al statut de Cataluña, al talante, al zapping, al cambio de imagen, al surf... ¿Sigo?

Es que te lías un mogollón. Yo mogollón no lo había usado nunca y sigo sin saber que significa, pero así, al pronto, parece que pega. Que no desentona. ¡Vamos, digo yo!

Bueno. Pues visto lo visto vamos a intentar ponernos al día. ¿O no lo hacemos? ¿Que os parece que hagamos?

Porque para los inventos no necesitamos aprendernos las palabras nuevas. Podemos defendernos diciendo: Es un aparatejo que sirve para.
..
Para los nuevos parentescos usaremos;” No sé que me toca. Ni siquiera sé si me toca algo”.
.. Y para la raya... Para nosotros ya, ni lo uno ni lo otro .No lo vamos a usar nunca.
En jamás de los jamases.

1 comentario:

Mª Gemma dijo...

Brillante, eres brillante en tus reflexiones.
Tengo cuatro hijos de 24, 15, 10 y 8. Tienes razon hacen verdaderas "machacadas" al diccionario, crean idiomas desconocidos, algunas palabras resultan divertidas otras no.
Pero eso es algo que ya haciamos antes, me acuerdo cuando hablabamos diciendo todo con la a, la e, o la i. Mis hijos se rien cuando se lo hago, y es que de vez en cuando les hablo asi, sobretodo cuando dicen algo y no les entiendo.
Ahora llaman tio o tia a todo el mundo.
En casa nos gusta leer a todos, y a mi especialmente los cuentos antiguos, esos que tienen moraleja.
Gracias por darme permiso para enlazarte.
Un saludo