viernes, 25 de julio de 2008

FRIO VS CALOR


Me quedo con el frío. De todas todas. No me gusta el calor. Lo aborrezco. Es muy cansino. No hay manera de quitárselo de encima. El frío lo combates con ropa, con ejercicio .El. calor es mucho más difícil de combatir.

Cuando el otro día oí por la radio que, desde el Ministerio de Sanidad estaban tomando medidas para combatir los malos efectos de la ola de calor que se avecina... Me puse a temblar. No de frío, claro .Los mayores y los niños somos, como siempre, la población de más riesgo.

Y yo me pregunto: ¿Qué van hacer con nosotros?. Porque aire acondicionado no nos van a poner a todos. Eso seguro. No están los tiempos ni la economía española para esos dispendios.

El abanico consuela pero no se sabe que haya salvado muchas vidas .hasta ahora

¿Campaña de consejos a seguir? Vale. Fuera prendas de lana. Abrigos, bufandas guantes. Eliminados Las mantas de la cama, fuera. Si vas por la calle elige la acera de la sombra. Por la noche da igual. Evita el sol del mediodía. En fin. Cosas así que todos más o menos conocemos.

Yo creo que los que vivimos en Albacete desde siempre, estamos curtidos con las temperaturas extremas
. Hemos tenido unas diferencias de 50 grados, a veces más, en las diferentes estaciones. El 20 bajo cero y el 40 sobre cero formaba parte de nuestro vivir.

Del frío no se hablaba. Estaba ahí y punto. Los chuzos en los tejados tenían su gracia. Si llevabas paraguas, les dabas un paraguazo y un chuzo menos
.
La nieve de medio metro servía para hacer el muerto tirándote sobre ella con los brazos extendidos y quedaba precioso..

Los primeros pelotazos de nieve que te tiraba un chico al cogote era señal de que tú eras para él más que tus amigas. Eran las primeras señales de amor.. Todo tenía su encanto.

Llegabas a tu casa arrecida y allí te esperaba un buen brasero de picón al que con mucha frecuencia había que activar (no tenía pilas).

La frase era: Rescolda, o echa una firma o dale vuelta. Habría más formas de decirlo pero yo solo recuerdo estas
.
Este brasero se encendía por las mañanas, en la acera, con un tubo para hacer tiro. Encima del picón unas cuantas teas (Palitroques de madera) La gente cursi, que siempre ha habido. Decía "tedas" creyendo ser más finas... ¿Cuanto tiempo hacia que no recordabais estas cosas?. Es bueno recordar .Muy bueno.

Había unas cuantas familias, muy pocas, que tenían calefacción, las mismas que tenían coche. Pero ninguna de las dos se usaba, salvo raras ocasiones.

Yo me vestía dentro de la cama y salía ya de ella hasta con los zapatos puestos

.El ir a las Francesas, hoy María Inmaculada nos obligaba a llevar una capa con la cual, por supuesto , pasábamos más frío que las que llevaban abrigo Las de Dominicas. Solamente estos dos colegios. Enemigas hasta más no poder.

Si alguien os quiere contar cosas distintas a estas de los años de la posguerra no lo creáis. Pura fantasía.

El verano era otra cosa. Tertulias en las puertas de la calle después de cenar. Botijo. Chismorreo. Chismorreo local, claro, porque al no haber televisión teníamos que echar mano de lo que teníamos en el pueblo. Algún embarazo fuera de tiempo. Alguna detención por homosexualidad. Alguna multa de la fiscalía de tasas. La detención de un "maqui". Poca cosa.

Los muchachos tenían el Palo. Yo no sé donde está. No he ido nunca. Creo que de los mayores no queda nadie que no cogiera su bicicleta y se fuera a bañar al Palo

. Luego asorratarse en el camino de vuelta. Pero algo tendría de bueno porque cuando, entre los mayores, sale a relucir este tema, todos lo comentan con una sonrisa de añoranza. Debió ser algo muy bueno
.
Después de haber vivido, como todos nosotros, estas cosas, nos extrañamos de tantos melindres en algunos jóvenes y no tan jóvenes.

Al calor y al frío echarle aguante. Vivimos pendientes del grado. Cada 100 metros hay un aparato que nos recuerda cuanto calor o cuanto frío tenemos.

A mi entender la temperatura sólo sirve para la conversación en el ascensor y si vives en un piso muy alto te da tiempo a compararla con el frío que hacía en Albacete allá por los años 40 y 50. Y luego se dice; Hasta luego o adiós. Como prefieras.

5 comentarios:

Mª Gemma dijo...

Pase a visitarte...
Para el calor una buena sombra... y agua...
Un abrazo

Alex dijo...

Cuanta razón llevas. Hemos olvidado muchas cosas importantes y entre ellas darle el sentido que realmente tienen a ciertas cosas.

Sobre las medidas del gobierno, no tiembles, no sea que hayan puesto radares anti-tembleque para paliar la crisis.

Después de la subida de la gasolina, de la luz, del IRPF (me rio yo de los 400€), de las hipotecas y de todo lo que ha subido, nos regalan dos sabrosas bombillas para que las pongamos entre el pan.

Dándole vueltas, quizás me doy cuenta de que no pensamos en aquellas cosas por que no nos dejan. Con tantos quebraderos de cabeza, a ver quién es el guapo que está por la labor de prestarle atención a ciertas cosas.

Un abrazo.

mia dijo...

Si en este "Pueblo" mío, casualmente el mismo que el tuyo, del calor efectivamente no nos podemos espantar... si mentiríamos si dijéramos que hace más calor que antes, si eso no es cierto, si los 46º los hemos visto un verano tras otro sin más, y saliendo a la calle en esas horas ahora prohibidas, sin que nos diera ningún "esparabán"...

Pero si se echan de menos aquellas noches nuestras tan fresquitas... esas madrugadas donde siempre te tenías que tapar, esas salidas de noche que obligaban a llevar un chal o una chaquetita, y si madrugabas mucho, otro tanto sin más...

No, al calor del día (aunque cada vez lo aguantamos peor) yo no le tengo miedo... a mi, lo que me trastorna, es por la noche no poder descansar

Anónimo dijo...

Ysabel, es un placer leerla, a ver si nos escribe con más asiduidad.

¡Saludos!

benito_reyes_vega dijo...

Ysabel... Tenía yo abandonado este sitio... Perdón, imperdonable.

Me ha hecho sonreír aquello de los 'pelotazos' al cogote... jajaja... Que muestra tan natural (hay quien diría salvaje) de mostrar interés...

Claro que hoy esa manera de hacer se considera, a veces son razón, una muestra de inmadurez emocional, pero al leerte percibo otra cosa... Y me ha gustado, pues la naturalidad, aun con sus 'defectos' es hermosa.

saludos desde el Atlántico -algo más fresco-