lunes, 27 de agosto de 2007

LA ODISEA DE LA Y


Mucha gente, tampoco tanta. Han sido tres. Exactamente dos y mi cuñado Paco, me preguntan por la cursilada (esto lo digo yo, ellos sólo lo piensan) de escribir mi nombre con y griega.

En mi defensa tengo que decir que esto viene de antiguo. No es de ahora.

En primero de bachiller, allá por los años cuarenta, me enteré que lo del yugo y las flechas venía de Ysabel y Fernando.

Ni que decir tiene que no tengo que aclarar quienes eran. ¿Tengo que aclarar que son el yugo y las flechas?
Y visto lo visto, yo me dije: Yo también me llamo Ysabel. También soy católica y mi madre a veces me dice que yo soy la reina de la casa. (Esto a veces. Otras se nota que no) ¿Para qué más? Derecha a la Y. Y desde entonces...

No creáis que ha sido fácil mantener la cursilada. En el colegio me dejaron por imposible. Yo firmaba así, pero las monjas no pasaron por el aro. En sus listas y en sus boletines yo era otra Isabel. Allá ellas con su intransigencia.

Cuando empecé a bordar el ajuar,(“como hacéis ahora las jovencitas”), se armó el lío padre.

Lo que me bordaba yo, a punto de cruz (que era lo único que sabía hacer) erre que erre. Y griega

Que por cierto, mirad en un catálogo la i latina y veréis lo fea que es. Parece un poste. Sin gracia.

Lo que me encargaba mi madre .I latina. Uno de los dos lotes no parecía mío.

Mi madre decía que toda la culpa era mía. (Si fuese ahora habría que buscar responsabilidades y culpas).

Pasado el tiempo. Carné de identidad: Finales de los cuarenta o cincuenta. No lo sé.

Relleno mis papeles con la ilusión de tener por primera vez un documento que acredite mi identidad y, cabezoneando, por supuesto, con la Y griega y... Ni caso.

Pienso si sería una maniobra política porque entonces todo tenía tintes políticos. No lo supe y sigo sin saberlo
.
Carné de conducir. Me ignoran. Libro de familia: Ídem, etc.
.
Nueva etapa. Carné de jubilados. Tarjeta dorada de la RENFE etc. ¿Qué queréis que os diga? No me han hecho caso NUNCA.

Yo, cuando hablan de la doble personalidad me incluyo un poquito. La verdad es que no lo he consultado, ni lo voy a consultar por si me encuentran otra cosa. Hoy en día.. ¡Hay tantas!...

¿Entendéis ahora el gusto que me da verme a mi misma, tal cual en los bloggs?

Podéis pensar que he tardado mucho en hacer valer mis derechos. Pero, en tiempos pasados ¿cuales eran los caminos que había que recorrer para hacerlos valer?. ¿Con que medios?

Hoy los niños de seis años los conocen todos. Yo diría que desde que nacen. Y no solo lo saben sino que lo exigen. Desde los derechos chicos a los grandes. Desde lo insignificante a lo trascendental.

Pero si a nosotros no se nos preguntaba ni siquiera ¿Qué quieres merendar?. Se nos decía: La merienda, Y chitico.(Si alguno no sabe lo que es “chitico”, aquí en La Mancha os esperamos para que os enteréis)

Lo que si tengo que aclarar es que yo no tengo ningún trauma con el trato que tuvimos.
. De todas mis amigas, a lo largo de mi vida, a ninguna nos traumatizó el " chitico"
.
Ni yo misma entiendo como, tanto tú como yo, hemos perdido un tiempo ocupándonos de estas tonterías. ¡Pero de algo hay que hablar!

Todo en la vida no puede ser trascendente, porque luego te entra la depre. A mí la depre no me va nada
.
¿Es el saber que ya puedo ser Ysabel públicamente y que se admite mi capricho, lo que me hace escribir?

No lo sé, y tampoco lo pregunto, por si las moscas…

2 comentarios:

nereida dijo...

jajajjaj Eres unica.Me lo paso "bomba" cuando te leo.
Un biquiño gallego

Nerim dijo...

Di que si Ysabel, tu a lo tuyo que estas en todo tu derecho, porque una con Y y todas las demás con I? eso es democracia? no, hasta donde yo pude averiguar porque esto en los colegios no te lo enseñaban es que democracia significa igualdad para todos y privilegios especiales para ninguno.
Que digan lo que quieran, para mi, tu serás siempre Ysabel con y griega.
Un fuerte abrazo
Nerim