sábado, 1 de septiembre de 2007

LOS IMPRESCINDIBLES


La infancia te marca. No cabe la menor duda. Lo que has vivido en tus primeros años, se queda ahí, formando parte de tu manera de pensar y de vivir. Por mucho que quieras adaptarte a los nuevos tiempos, hay una rémora que te acompaña siempre y que, creedme, es muy difícil de eliminar.
Y yo sigo comparando. También es bueno que conozcáis otros tiempos, otras costumbres que yo viví

A veces pienso cómo hemos podido vivir, cómo hemos podido llegar a cumplir tantísimos años, sin ese montón de cosas que ahora existen en el mercado.

Pero es que ahí entran cosas para la salud. Que es cosa buena. Muchas son principalmente para la comodidad, para el ocio. Resumiendo .Para hacerte la vida más larga. Más fácil. Más cómoda. Con lo que yo, en principio, estoy de acuerdo, salvo algunas pequeñas cosas

Estos nuevos productos pueden dividirse en dos partes bien diferenciadas entre sí Las de nueva creación y las reformadas.

La mayoría son de nueva creación .Montones de cosas.

Vamos a citar algunas: Las cremas para reforzar el óvalo de la cara (¿?). Se refieren a la papada. Son las cremas sujeta-papadas.

La crema embellecedora de las axilas, (Es lo mismo que decir sobacos, pero, lógicamente, una vez embellecidos habrá que decir axilas respetando el cambio de sexo. Es la única parte del cuerpo humano que puede ser masculino y femenino)

Los nombres hay que cuidarlos. Como el fabricante meta la pata poniéndole a su producto un nombre paleto, no vende ni la muestra.

Hay que meter un poquito de inglés o un poquito de francés. Más o menos, el personal esto ya lo va dominando. El face, el visage y los eyes son ya familiares entre las féminas.

Si se pone un nombre yugoslavo, tiene los mismos resultados que el paleto. No se vende. El yugoslavo no ha entrado aún en el mundo de la belleza.

La crema es lo de menos. Los que la fabrican y las que la compran saben de antemano que no sirve para nada. Que la papada sigue bajando en una proporción directa con los años.

Esos productos energéticos, revitalizantes, que te levantan el ánimo y la moral, y a veces las buenas costumbres….Esos que te hacen cambiar de color y que los tomas (en medicina se dice ingieres) y conforme lo vas tragando, pasas de ser un hombre - mujer gris, anodino, a un resplandeciente ser humano, con una amplia sonrisa y un aspecto de comerte el mundo.

A veces te mejoran la flora intestinal Nosotros, de pequeños, nunca tuvimos flora intestinal. Lo más que tuvimos fue indigestión. Arroz blanco tres días seguidos.

El arroz blanco no te cambiaba el color. No te hacía más eficiente ni más simpática. Más bien al contrario. Al tercer día se te ponía cara de acelga y mal humor del hambre.

Ahora hay algodoncillos para limpiar las orejas .Crema para reblandecer la cutícula. Fundas para el mando y para el móvil. Ambientador para el baño. Protector de azulejos .Abrigos para el perro. (Mi Betty tiene uno rojo) Hilo dental...

El hilo dental no es de nueva creación. Es hijo directo del palillo o mondadientes.
¿Sois tan ingratos que no habéis echado de menos al palillo?

En todas las casas, el palillero. Un tarrito redondo y los palillos dentro a la vista del personal. Cuando se inventó la asepsia, encerrados en el tarrito. Un agujero arriba y dos o tres sacudidas para sacarlo.

Algunos hombres (nunca mujeres) se lo ponían en la oreja para un nuevo uso. Esto era ya entonces muy vulgar.. Como muy ordinario era el llevarlo en la boca mientras duraba la partida de dominó.

Ahora, el hilo dental se usa a solas en el baño, rodeado de cuarenta y un productos para el aseo personal. Cuarenta y dos si contamos la pastilla de jabón.

Además de cuidar el nombre comercial, hay que cuidar el envase.

Un producto no puede presentarse en el mercado a cuerpo limpio como se hacía antes .Había entonces un cajón con garbanzos, las aceitunas en un barril, las sardinas saladas en una cuba...

Ahora todo lleva como mínimo tres envoltorios. En todos ellos un mensaje. (Como si fuésemos tontos y no supiésemos comer aceitunas)

La bolsa, el frasco, la caja. Mucho dibujo. Mucho color. Mucho plástico. Y ya con todo ese envoltorio, a la caja a pagar,y dos bolsas más. La pequeña y la de llevar a casa .Más plástico.

Y todo esto está dentro de los imprescindibles, porque, al fin y al cabo yo estoy escribiendo de los imprescindibles

Pero imprescindible, que yo lo he mirado en el diccionario, quiere decir que no se puede dejar de tener. Que se precisa para poder vivir.

Y mi pregunta es:¿Cómo pudimos vivir nosotros sin la mayoría de las cosas que hoy por hoy están en el mercado?

Ergo...

2 comentarios:

Mª Gemma dijo...

La respuesta te la das tu misma, jeje, porque no son imprescindibles.
Hoy cuando un niño tiene alguna alergia en la piel, las llamadas dermatitis, los medicos te recomiendan echarles, nivea, si la nivea de antes, la de siempre, la de la caja azul, porque dicen es la mejor hidratante.
Cuando has mencionado la pastilla de jabon, me he acordado que en casa siempre habia una pastilla envuelta en papel, nuevecita, por si tenia que venir el medico, siempre se le daba la pastilla de jabon nueva.
Disfruto leyendote.
Un saludo.

Bettina dijo...

Me has hecho acordar del secreto de belleza de CArmen Sevilla: un esparadrapo detrás del cuello que "recoge" el sobrante. Eso si es ingenio, originalidad cosmética no?