jueves, 18 de octubre de 2007

¡COMO CUNDE, SEÑOR...!


Hecha la cuenta y con muy poco margen de error, en un siglo, en solo cien años de nada, conviven generalmente cuatro generaciones. Hijos, padres abuelos, algunas vez bisabuelos... y pare usted de contar

. Los tatarabuelos ya salen en televisión por su rareza y los choznos solo están en las enciclopedias y en los diccionarios.

Con la perspectiva que me dan mis años (Aclaremos: Tampoco me hacen el reconocimiento médico con el carbono catorce) me asombro del progreso de este siglo
.
Porque yo, bien se está notando en mis escritos, ya era joven a la mitad del siglo XX

Mi padre me contaba, que cuando el tenía diez años, pusieron la luz eléctrica en su pueblo.

Por supuesto que bastante antes fue en las grandes ciudades... pero estoy llevando esta cuestión al terreno familiar, el que, con pocas diferencias, hemos vivido tanto tú como yo.

Debió ser un asombro, una maravilla... Una mejora y un cambio muy grande en la manera de vivir...

Lo que vino después fue miel sobre hojuelas... Lo que dio de sí la electricidad ¡Dios mío!

Pero ahora vienen estos cincuenta últimos años. La avalancha! El desmadre El asombro permanente
.
No nos da tiempo a asimilar un invento, cuando ya tenemos otros veintiocho después y a cuenta de este. ¡Qué marcha, señor, qué marcha.
!...
Pero este cambio es en todo. Yo cuando voy a pagar en caja algo que acabo de comprar, siempre les digo: "Cóbreme deprisa antes que se me pase de moda"

¿Pero es que no se cansan de inventar? ¡Señor qué cabezas...!

Los inventos de Leonardo da Vinci son los que hacen ahora, como trabajos manuales, los de preescolar.

Julio Verne. El gran Julio Verne de nuestra juventud... El que nos asombraba con su inventiva, con su ingenio es ahora un pardillo (Perdona Julio, te sigo queriendo y te sigo admirando) .

¡Anda que no tiene que darse prisa Isaac Asimov! Lo pescan siempre y a este si que le cunde. Pues ni por esas

Se ha abierto la veda al invento, a la creación, a la mejora, a la innovación. Si tienes imaginación y gana de mentir di que has oído algo y por más fantástico que sea... Ya está inventado.

Se inventa todo. Se descubre todo. Lo fundamental. Lo básico. Lo útil y lo inútil. Se mejora. El más pequeño todavía Lo de nueva generación y que es una manera educada de decirnos ,que el que teníamos ya no sirve para nada
.
Estamos perdidos en un mundo de nuevas tecnologías. De tecnologías punta. Vamos con la lengua fuera
.
Por saturación hemos perdido la capacidad de asombro.
.
Aparentemente lo entendemos todo. Realmente no entendemos nada. Excepto “Ellos” por supuesto. Los que investigan, los que crean los que inventan, los sabios..

.¿Dónde están esos hombres con esas cabezas privilegiadas? Quiero verlos. ¿Dónde se esconden? ¿Por qué no conocemos sus nombres? Y tiene que haber muchísimos porque no es posible que tanta ciencia se esconda en unas pocas cabezas.

Aún así ,esto es muy bueno. Yo estoy muy a favor del progreso y de los nuevos tiempos ¿cómo no? Lo que pasa es que las personas mayores tenemos que digerirlo.

Lo comparo a una cena copiosa y magnífica pero que siempre cuesta trabajo digerir.

Señores... Sal de frutas paciencia y poco a poco digerir. Pararse nunca.

1 comentario:

Mª Gemma dijo...

Bueno no hay tatarabuelos porque hoy en dia las mujeres tienen los hijos bastante mas tarde que antes.
Los tiempos van rapido pero solo para unos pocos, en el mundo aun quedan demasiados pueblos donde no llega ni la electricidad...
Aun con todos los inventos, en mi casa prefieren la bicicleta a una play...
Un abrazo