jueves, 4 de septiembre de 2008

¡QUE ATASCO, SEÑOR, QUE AMONTONE!


Les ha dado como una filoxera, que yo no sé lo que es la filoxera, pero que yo la uso como un desmadre, como un " no te pares" como un " tontolculo el último".

A mi gusto, esto ya empiezan a ser tontunas, extravagancias, rarezas, pequeñas esquizofrenias..
.
¡Con todo lo que hay que arreglar en el mundo! Con lo que hay que prevenir, salvar, curar, liberar...
Ahora van y pierden el tiempo en lo que acaban de inventar y que os explico a continuación.

He de advertir, con la seriedad que tengo, aunque a veces no lo parezca, que lo que os voy a decir es auténtico. Es verídico .Leído en un periódico serio y contrastado en otro, por si las moscas, y que no creo que nos estén tomando el pelo. ¿O sí?

Dejo este largo introito y os cuento. Si sé contarlo

En las vallas publicitarias y en toda clase de mobiliario urbano, postes, papeleras, bancos, contenedores de basura (¿?) etc., se les pone un microchip. Ese pequeñísimo chip, que por eso se llama micro, y que todos sabemos ya lo que es. (Haciendo un acto de humildad, os digo que yo sigo sin saberlo) Y... ¿con qué finalidad?. Pues aquí viene lo bueno.

Con tu móvil, que forma ya parte de la naturaleza humana, como el bazo, las orejas o las manos, apuntas a la valla, previamente microchipizada, que anuncia por ejemplo, una película. Apuntas, digo, y en la pantalla de tu móvil aparece la sinopsis de la película anunciada.

Y ya, con el dedo, le vas dando marcha al móvil para que puedas enterarte de la sinopsis completa.

Esto de la sinopsis es un nuevo invento. Antes no decíamos nunca:"Dime la sinopsis" El tema se desarrollaba como sigue: ¿Has visto la película? ¿De qué va?¿Es un parpallo? ¡Ay, que pocos quedamos de los que usábamos esta palabra!.

Hoy en día, si lo que preguntas está muy bien, es de ¡puta madre! Dos palabras que juntas, chirrían
.
Pero la cosa no acaba en la sinopsis. Desde allí mismo, en plena calle .sin taquilla... Sin taquillera que te diga que solamente quedan de la fila dos, sin dinero ni tarjeta de crédito... Con el mismo dedo que apretaste para ver la sinopsis, aprietas y compras las entradas.

Si vas a ir solo, compras una nada más. Así de fácil. Así de cómodo. Así de raro.

Y todo esto ¿gracias a que? Pues que a los muy listísimos hombres de la informática, que son ya una raza aparte, los que trabajan en la empresa Kameleon descubrieron que poniéndole un GPRS- 3o G en el bluetooth del micro o un WI.FI en el chip, se pueden conseguir objetos comunicantes con los que obtener información inmediata

No necesito aclarar que, todos estos datos, están copiados del original y mirando cada vez a cada palabra.
.
A mi este nombre de la empresa, este Kameleon, no me suena en verdad, al Rey Arturo, no me suena a la Tabla Redonda. Me suena más bien a camelo, a timo, a dolo
.
.Los mayores nos hacemos muy desconfiados con los años.
.
Este nuevo invento consigue que los objetos inanimados puedan llegar a ser nuestros compañeros de tertulia. Esos seres con los que cambiar impresiones
.
Si no conocíais esta noticia.¿Cómo se os ha quedado el cuerpo? ¿Es esto una tontuna, un despropósito o es que yo no tengo espíritu innovador?

Para empezar, todo poste con chip incorporado ya no podremos llamarle " objeto inanimado". Tendremos que decir ex.inanimado
.
Como esto suena rarísimo, más bien le llamaríamos, objeto cuasi-contertulio
.
La verdad es que no encuentro la palabra adecuada. Creo que no pongo suficiente interés.

Y es que no me veo cambiando impresiones con una papelera.¡ Qué queréis que os diga!

A mi me va a dar mucha risa. ver a una amiga mía, delante de un contenedor de basuras preguntándole de qué va la película o cualquier otro tema relacionado con ella.
Aunque podrá decir: Envíame la sinopsis de” Lo que el viento se llevó.” Y el contenedor, muy atento, sin una sonrisa, creo, contestará. Archivada.

Lo único razonable (¿?) que le encuentro yo a este invento de las narices, es que es políglota. (Por si éramos pocos). Al fin y al cabo esto es una ventaja, porque si estás, por ejemplo en Oslo, y quieres hablar con un poste de la luz para que te diga donde está el cine, pues no te contesta en noruego que no lo entiende nadie.(Los noruegos si lo entienden, pero son muy poquitos)
.
El riesgo que corremos, por lo menos yo así lo veo, es que la comunicación entre amigos se va a deteriorar. Saber que estos objetos semianimados no te van a dar disgustos, como hacen algunas antipáticas que se llaman tus amigas,.te hará preferirlos
Pero claro, si le coges el gustillo a este cambio de impresiones con los objetos, podrá ocurrir que tengamos algún familiar o amigo queriendo hablar todos los días con él. Y será aquello de... ¿Por qué no viene Josefina a las tertulias de los jueves?- Porque está enganchada con una papelera de la calle del Tinte y no hay quien la saque de allí.

¿Le veis como yo, los riesgos a todo esto? Mi opinión es que deberían estarse quietecicos y no buscarle tres pies al gato. ¿Es o no es filoxera lo que les ha dado con estos inventos raros? Yo diría que sí.

1 comentario:

Mª Gemma dijo...

Eres autentica y original, me ha gustado como explicas la relación futura entre una persona y una papelera o poste a través de un chip...
Unos tan adelantados y otros viniendo en ruedas hinchables atravesando la mar, escapando de la miseria…
Creo que el mundo se ha vuelto loco... con el asunto de la crisis… si es que la hay… que se auguran malos presagios… a lo mejor volvemos a los tiempos de antes… y que ocurre si hay un apagon...

Un abrazo