viernes, 24 de agosto de 2007

ESA FAUNA ESPECIAL, A LA QUE PERTENEZCO


No porque esté sentenciada a formar parte de ella, sino porque yo, de motu proprio elegí esta opción
.
Me refiero a los turistas. A los viajeros por vocación y gusto. A los que no se cansan de ver nuevos mundos, nuevas gentes, nuevas costumbres.

Me estoy refiriendo a los que, a la vista de un programa de viaje, nos entra el gusanillo de participar en él. Y ¡Hala! A mirar precios, a mirar fechas. A empezar con el disfrute primero: La preparación.

Porque el viajar tiene tres fases bien diferenciadas entre sí. Proyecto - Realización y Evocación y recuerdo.

La única cosa negativa que tienen los viajes, la pequeña cosa negativa, es que, a los amigos que no vinieron con nosotros, a los que se quedaron en tierra, no les gusta, les cansa que tú cuentes lo bien que te lo pasaste y tantas cosas interesantes que viste.

Pero yo sé un truco para que esto no ocurra:

Invítales a cenar. Una buena y copiosa cena y con su cafetito después. Cuando estén repantigados, satisfechos, saca tu cámara (antes le decíamos tomavistas. El Súper 8) Saca todos los artilugios necesarios, enchufa la tele y proyéctales todo el viaje
.
No pueden rechistar. Se lo tiene que tragar íntegro. No pueden bostezar porque están recién y bien cenados. No pueden dar cabezaditas de sueño porque para esto le diste el café. Así que... Disfruta de nuevo. Presume. Farda, que se dice ahora y no te olvides de elegir un día, víspera de fiesta, para que no puedan alegar que se tienen que levantar temprano para ir a trabajar. Cuida bien el planteamiento de la proyección porque la gente se te escapa por cualquier motivo.

Y allí se ve todo precioso
.
No se ve el madrugón que te tuviste que dar para esta excursión. Los cuarenta grados a la sombra se adivinan, pero no hay constancia.

En la película se te ve de pie, admirando algo muy hermoso, pero tu mirada buscando una piedra, un algo donde sentarte, al menos apoyarte, no se aprecia en el video La rozadura que te hizo el zapato en el pie derecho. La búsqueda angustiosa del Pipí-room. Lo que te pesa la tontuna que acabas de comprar .Esto en dos sentidos. Peso físico, casi dos kilos aproximadamente y el peso de haberte gastado el dinero en algo que, ni siquiera sabes que vas a hacer con él. Ni donde vas a ponerlo.

No se ve el berrinche que has cogido al saber que, al matrimonio de Huelva les costó la misma tontuna que tu compraste la mitad que a ti. Ni el plantón de media hora larga que os dio el autobús que tenía que recogeros. Esa pareja, con buena pinta, modernos y desenfadados, no se aprecia lo "pijos" y lo cargantes que eran. Así, al pronto, ni se nota. Y más y más
.
En el video se refleja, gracias a Dios, lo más hermoso del viaje- El cansancio, el agotamiento, nunca se ve.

¿Habéis visto, mejor habéis leído todos los pequeños desastres que acarrea un viaje? Pues bien, yo os digo: Me encanta viajar. Me gusta sentirme en manada viendo cosas nuevas y también me encanta establecerme por mi cuenta, perderme del grupo y vivir intensamente cosas nuevas, gentes nuevas. Nuevas comidas. Nuevos idiomas. Nuevas culturas.

Yo no me voy al otro mundo (No ahora mismo, ni siquiera pronto) sin haber disfrutado de los viajes. He viajado muchísimo. He visitado muchísimos países, conocí muchas cultura y pude comparar la diversidad de las formas de vivir
. Fue mi entretenimiento favorito, si me diesen otra vuelta en la vida, que va a ser que no, seguiría visitando, conociendo este precioso y variado mundo en el que vivimos.

Los años ¡ay los años! Están mermando mis posibilidades de seguir en la brecha. Hay cosas que ya no puedo hacer. Mis fuerzas no me lo permiten. Permitidme al menos que os diga: Ahora que sois jóvenes. Ahora que con vuestro macuto al hombro recorréis nuevos caminos... No dejéis de hacerlo. Ese macuto. Esas bolsas, esas maletas, se van llenando en el viaje de nuevas experiencias. De vivencias irrepetibles y que, pasados los años, recordarás con mucha ilusión- Que llenaron tu vida con algo más que la rutina. El día a día, el monótono día a día se rompe con un viaje.

La rutina, que en la vida siempre te la dan gratis, está ahí esperándote para cuando vuelvas de haber vivido una bonita experiencia- Una agradable ilusión. Tus alforjas se llenaron de vivencias que te permiten seguir tirando del carro monótono de la vida.

2 comentarios:

benito_reyes_vega dijo...

Que bien Ysabel. Que buen post. Me encanta viajar también. Y, como tú, pienso que es de las mejores cosas que se pueden hacer en la vida. Contactar con otros espacios y con otras personas... reconocernos en las diferencias culturales... enriquecernos con la diversidad.

dnedna@gmail.com dijo...

Me alegro de haber encontrado tu blog,con ese "puntico" albaceteño tan bonico y que hecho de menos.
Al leer lo que comentas de ponerles alos amigos el viaje...jajaja me he acordado que hace poco nos lo hicieron unos amigos que viven en ab y pasaron 3 dias aqui...me sentí impotente en mi casa jajaja y ellos todo orgullosos de..."mira mira en una terraza en Potes..." y yo por educacion sin quitar la vista de la tv pensando...."si si me esta pasando"...
Bueno un abrazo de una paisana