sábado, 25 de agosto de 2007



LA CASA INTELIGENTE


Hoy por hoy, yo soy más inteligente que mi casa. Tampoco es merito, porque mi casa es de las de toda la vida. No creo que sea torpe. No tiene pinta ni de tontucio ni de superdotada. La verdad es que nunca me planteé el saber de que pié cojea.
.
Pero ya en el mercado las casas inteligentes, (Espero que no se acomplejen las de antes)

Que estoy a favor de los adelantos. Que me parecen interesantes, en general, todas las nuevas tecnologías que nos facilitan el vivir... No lo dudéis
.
Pero es que, ante una cosa tan novedosa te asusta, o a mí al menos me ocurre, el vivir en una de ellas. Esto es ya otra cosa .Esto va ya siendo harina de otro costal.

No creo que sea ella la que tome todas las decisiones y que tú pases a ser una "mandá".Serás tú, seguro, quien la programe. Estaría bueno que, cuando ya has llegado a una edad respetable, consintiésemos que alguien mande en nosotros. Y menos una casa.

Porque... Vamos por partes

Yo vivo actualmente en un quinto piso. Vale Programación al canto. Pero un día quiero ir a casa de Mari Carmen, que vive en el octavo... Y me tocará subir otros tres pisos a pié porque el ascensor me paró en el quinto
.
En esos aparatos cuadradetes, colgados en la pared y que ya estamos viendo en las películas, en las casas de los ricos…Se programa: El abrir y cerrar todas las puertas y ventanas de la casa. El encendido y apagado de luces. La puesta en marcha de la calefacción o del aire frío, para una hora determinada. La temperatura del agua del yakusi. (¿Se escribe asÍ? Y es que al no tener…Porque todos estos tendrán yakusi, como es de suponer) Yo tengo plato de ducha que no necesita programación
.
Y... Veamos como funciona todo esto: Cierro la casa a las seis. (18,00 horas) Planeo con mis amigotas merienda y cine .Calculo tres horas. Entonces, que se pueda abrir a las nueve (21,00 horas). Pero esa tarde no voy al cine, por H o por B, y vuelvo a casa a las siete menos cuarto (18,45)... Y ahí me tienes a mí, sentada en el escalón de la puerta de la calle, esperando que sean las nueve horas, para poder entrar.

Como se te olvide especificar las horas, como te estoy aconsejando, o cambias esto que digo añadiendo A.M. o P.M ,vas de culo.
La casa inteligente te puede despertar a las cuatro de la mañana, en el mejor de tus sueños. El ante meridiem y el post meridiem, la casa no tiene ni pajolera idea de lo que es .Nada entiende de los tiempos pasados. Ellas solamente funcionan con la punta. La tecnología punta.

Ítem más. Hoy hace un frío que pela .Ha llegado el frío de golpe (como ocurre con frecuencia) Y ahí tienes a la casa, cabezona y necia como ella sola, con sus veinte grados veraniegos y sin atenerse a cambios. Y tú, buscando en los armarios la rebeca esa gorda, de color gris.

Se programarán los hornos, la lavadora, el frigorífico, la tele, la radio, el DVD, el ordenador... Y tú, a toque de trompeta, tararí, tararí, acoplándote al horario establecido que tu casa te mande.

Olvídate de darle diez minutos más a los pimientos , que no están bien asados. A tu gusto. Olvídate de poner en la lavadora ese camisón que se te olvidó meter... Tarariiii Y tú ¡Firmes!

El frigorífico es lo más espectacular. Sabe que te faltan huevos. (De los de gallina) y te avisa. ¿De viva voz? ¿Te escribe una carta? ¿Se enciende en una pantallita la figura de un huevo? ¿Compra el frigorífico directamente en un supermercado, los huevos con una conexión radial, metafórica o ecuménica? Ya me he liado.

Por contra. ¿Y si has decidido que pasas de huevos porque te aumentan los triglicéridos? (Aún no he tenido tiempo de enterarme que son los triglicéridos)

Y esas zanahorias que se han puesto pachuchas y que tiran ya a negro ¿Quien las tira al cubo de la basura' ¿Anda el frigorífico?¿Puedes abrir su puerta cuando quieras o tienes que esperar a que te deje?¿Puedo picotear a media mañana ,incluso sabiendo que esto es lo que más engorda?

Y la cama. ¿Qué va a hacer la cama? ¿Te cantará una nana para que te duermas? ¿Te dará la vuelta cuando se te duerme un brazo?

¿Te van a regruñir si no te has metido en el yakusi a la hora en punto y tiene que volver a calentar el agua?

Estaréis viendo claro que, todas las cosas de la vida, tienen ventajas e inconvenientes. Que las nuevas tecnologías por muy puntas que sean, tienen sus pegas y no pueden ser absolutamente perfectas. Que siempre hay un pero en todos los inventos.
..
El enterarme de como funcionan estas casa inteligentes, me ha hecho que me encariñe más con la mía.
Yo salgo y entro a la hora que quiero y si estoy enfadada, que puede ocurrir, puedo dar un portazo sabiendo que eso está muy feo, Y la casa sigue sin inmutarse. Ni una mala cara. Ni un mal gesto.
Yo ya no llego a tiempo a estas novedades .De verdad os digo... Con todas estas cosas me sentiría robotizada... Y no estoy por la labor.

¡Virgencica, que me quede como estoy...!


2 comentarios:

Su dijo...

juaaaaa!!!
Reflexión y pico hecha con la gracia de costumbre.
Por acá, en el "coño sur" ni nos planteamos lo de la casa inteligente, que las hay... dolarillos mediante. Y yo... puteando con el querosene venezolano que me llena de hollín los ductos de la caldera y me quedo sin calefacción. ¡Y con 10 grados al sol!
Bueno, muchacha, a seguir con nuestros ladrillos de antes, corriendo las cortinas a tracción a sangre y enciendiendo el hogar con buena leña (aunque echemos un poquito de humo al aire).
Besooooos

Mª Gemma dijo...

Leer tu reflexión me ha hecho recordar una pelicula que vi hace años, toda la casa estaba informatizada, donde el ordenador, que era el que mandaba se enamora de la dueña, mata al marido y la mantiene encerrada, incluso queria tener hijos con ella.
Que locura, ni los tiempos de antes donde se lavaba la ropa en el rio ni una casa donde sea ella la que mande.
Y espera que inventen ¿igual estan ya inventados? los robots chacha, niñera, etc...
Lo de las neveras informatizadas las hay ya con un ordenador incorporado, haces la compra por Internet, te la traen, la pagas y tu la guardas. Prefiero ir al mercado y no solo por ver el genero, sino tambien por charlar con la gente.
Un saludo