sábado, 15 de septiembre de 2007

MACHACANDO QUE ES...


Que no siempre es gerundio .Que, en este caso concreto, es lo que se está haciendo, en estos momentos, con ciertos personajes o personajillos de la vida pública.

Sin tener en cuenta si nos gusta, o no nos gusta, su manera de comportarse, de vivir.

.. Al margen de lo que puedan ser o dejar de ser... A lo que tienen derecho, digo yo, es a que se les deje en paz. Y más que nada, a que se nos dejen en paz a nosotros, los sufridos televidentes.

Los están machacando. No olvidemos, que la mayoría de estos personajes son artistas que viven del público y que con estos programas tan reiterativos, tan machacones, se les crea una imagen que acaba por repeler al posible espectador de sus espectáculos. Los están hundiendo .Sin más
.
¿Que cómo funciona todo esto? Se pone en la picota al personaje de marras. Escarbando en su vida, se encuentra un rumorcillo, un algo que. si es verdad, puede ser un bombazo televisivo

¿Que por qué es un bombazo? Porque puede desacreditarlo de una manera bestial, porque puede estar lleno de morbo y porque hay que echarle de comer al público que pide morbo
.
Y entonces... Se abre la veda. A por él. A machacarlo. A hundirlo.

Esto me recuerda las películas que veíamos hace muchos años... Esas películas del Oeste, que todos vimos veces y veces, en las que se veía la foto del malo y el " Wanted" arriba, con la cantidad de dólares ofrecida por la recompensa
.
Ahora es igualito. Al menos muy parecido. Incluso la recompensa.

" Pagamos y pagamos bien, si nos aporta un hecho que lo desacredite todavía más "No es imprescindible que sea verdadero” no se necesita comprobación. "Limítese a echar leña al fuego porque esto tiene que durar" "Garantizamos cuatro salidas en pantalla, en diferentes programas si es una nueva aportación o si agrava las ya conocidas"

Esto no está puesto en la puerta del sheriff con la foto y el signo $ delante de la recompensa, pero está funcionando así.
.
Curioso. En la primera aparición en pantalla, los portadores de maledicencia vienen vestidos corrientitos pero...conforme van pasando los días se van vistiendo de "divas" ó de "divos" que también los hay.

Suele ser un vecino .Un alguien que conoció al defenestrado cuando iban a la misma clase de párvulos. Un pariente lejano. (Los parientes cercanos cobran muchísimo más y duran más tiempo. aunque digan la misma cosa todos los días)

Otra víctima del mismo defenestrado (Esta también se cotiza bien)... En fin una parva de maledicientes, pagados por su mismísima maledicencia. ¿Qué me dicen?

¿Y la otra banda?. Los defensores. A estos se les paga menos. (El negocio es el negocio).

Salen voluntarios. Van a por su parte de pastel. Hoy dicen esto, pero si por lo contrario se paga más, se dice lo contrario. Y ya están metidos en el ajo. Crecen como las setas. Ya cobran por decir… "Nada"

Si quieren quedarse en este "ajilimójili" tienen que optar entre estos dos papeles: O aportan novedades, o se quedan por su mala educación, por sus malos modos, su grosería y desfachatez. Que también está vendiendo mucho.

Hay una tercera banda. Los entrevistadores. Sacan petróleo de una sencilla y simple frase. La retuercen, la amañan y lo hacen de tal forma, que acaban diciendo lo que ellos quieren que se diga.

.Lo más importante es no matar a la gallina de los huevos de oro.
.
Y luego hablan del tercer grado. Me río yo del tercer grado. Estos si que son hábiles para hacer hablar
.
Yo ya he escrito muchas veces sobre estas o parecidas cosas de televisión.

Porque me duele, que un medio tan valioso, se haya convertido en el promotor de la vulgaridad y el ejemplo del mal vivir
.
Yo prometo no ocuparme más de todo esto tan miserable. ¡Pero es que le hacen hablar a un muerto!

Yo solo pido que se cree un estado de opinión ,que rechace de plano, todas estas indignidades de las que más o menos participamos todos.

¿Es demasiado exagerado decir que España desmerece con estos programas?

Bueno., pues yo lo digo y dicho queda.

¿Y los jueces? Supongamos que no pueda legislarse, por aquello de la libertad de expresión, pero podrían decir que la justicia no puede ser más eficaz ni más rápida porque los juzgados están atiborrados de asuntos como estos

"El de la que tuvo un hijo hace 42 años y busca al padre" “ El asunto de la señora que le han dicho que es prostituta y se querella porque reconoce que solamente lo fue cuando era joven, pero ahora, cumplidos los 61, ya no lo es". "El tema de la mujer que vendió su armonía y su felicidad de pareja besándose, cada vez que había una cámara delante y ahora quiere que el juez diga que fue muy desgraciada y hubo malos tratos".

Pero ¿de qué va esto? Esto es un circo. ¿Es que nos hemos vuelto locos o es que somos tontos de capirote? Que nos lo solucione el gobierno que está para tener cuidado de nosotros ¿O no?

1 comentario:

Mª Gemma dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Ysabel, la cantidad de telebasura que nos ponen, en mi casa cada vez vemos menos la tele, quitando las noticias y algun programa que otro, es que ni siquiera los niños ven la tele, hasta los dibujos son malos.
Un saludo