jueves, 27 de diciembre de 2007

EL GRAN CIRCO

Qué queréis que os diga... A mi me gustan más estos tiempos que los que nos tocaron vivir cuando éramos jóvenes.

Todo no me gusta, lógicamente, pero no me enfado.

Y digo que no me enfado, porque conozco a mucha gente que se enfada muchísimo, que coge unos berrinches morrocotudos cuando ve algo que no le gusta, que no encaja con su manera de ver las cosas, de vivir la vida.

En la actualidad, es tan amplio el campo de comportamientos que existe, que es imposible que te gusten, que te adaptes a todos.

Pero no te enfades. Pasa. Ignóralos. Haz como que no los ves.

Por ejemplo: Lo que vemos en televisión y que no nos gusta tiene la ventaja de que no necesariamente tienes que verlo. Apaga. Y si te decides a verlo, míralo como un fenómeno social

. Y fenómeno social son los nuevos tiempos. Las nuevas modas. Las nuevas costumbres

Ha sido tan grande el cambio experimentado, en todos los órdenes, en estos últimos cincuenta años. Que los que venimos de otros tiempos tenemos, permanentemente, los ojos abiertos como platos

.El asombro forma parte de nuestro vivir de cada día.

Y si todas estas cosas te son difíciles de digerir, desenchufa tu enfado y quédate como espectador atónito ante lo que estás viendo.

Ahora es moda sacar nuestras miserias ante el público. Son personajes que, seguramente tú juzgas inmorales y a los que yo les doy un calificativo peor. Son patéticos.

Pero bueno, es así y así hay que verlo. O no verlo. Pero sin disgustos,

Hubo un tiempo en el que era todo lo contrario. Se ocultaba todo. Hasta una enfermedad era motivo de secretos y tapujos .No digamos nada de las desavenencias conyugales. Ni de los problemas económicas de la familia. Todo se llevaba en silencio y sin perder la dignidad.

No intentes integrarte en ninguna nueva manera de pensar y vivir, porque nosotros llevamos el dulce lastre de la experiencia.

Nada puede sorprendernos ni enojarnos si miramos a nuestro alrededor con ojos de espectador ante el gran circo que es la vida.

Lo que pasa es que este circo es ahora de cuatro pistas

.

Si queremos seguir este ritmo, esta catarata de aconteceres, solamente podemos hacerlo como " voyeurs"

.

Lo que es muy bueno, para no escandalizarnos, es leer mucha Historia. Con mayúscula. No historietas. Historia en la se ven costumbres que nos dejan asombrados, pasmados y que te hacen pensar: " Pero...¿Podía ser esto posible?. Costumbres aberrantes y no tan lejos de nuestro tiempo

. Costumbres leídas en la Historia y que, si las comparamos con las nuestras, somos unos infelices, unos ingenuos, unas criaturas deliciosas, encantadoras y angelicales

Eso que se oye cada día: " A lo que hemos llegado " no es más que una vuelta de rosca más al vivir. Nada nuevo en comportamientos humanos.

Lo único nuevo es que todo está a la vista. Que el crimen de Dublín, el asesino en serie de Dallas y las proezas aeronáuticas en Manchester, están todas y más, en el gran circo de cuatro pistas.

Disfrútalo y no cojas berrinches que es muy malo para el colesterol.

3 comentarios:

benito_reyes_vega dijo...

Aplaudo tu soltura de escribidora y me quedo, con tu permiso, con esa frase... el dulce lastre de la experiencia. Fantástica... por vital.

Dédalus dijo...

Gracias Ysabel, por esa pequeña y sencilla, pero bien hermosa, lección de vida que nos has dejado. Quienes somos más jóvenes, tenemos mucho que aprender de gente abierta y llana como tú.
Celebro haberte (casualmente) encontrado.

Saludos y ¡feliz Año!

nara dijo...

hablas desde la experiencia ... a estas alturas no deberiamos coger berrinches por nada ... pero es que algunas veces!!

un beso